Despejar

Despejar.

Anuncios

Despejar

Amor que me haces llorar, no dejes de arrrancarme la piel.

Gritar a lo lejos mientras no estas

Imaginar sin ver

Luchar por continuar, aunque presientas un final.

Tiempos de cambios comienzan

Dias amargos donde no estas.

Felicidad aun en la distancia me das

Llorar de ilusion al imaginarte

Sentirte aunque lejos estas

Sonreir cuando imagino tus brazos sobre mi

Ver tu risa iluminada cuando me miras

Despejar mis dudas al hablar

Confianza ciega en nosotros

Muere un pasado, para dejar paso a un futuro de ilusion.

El presentimiento de un final esperado

Dejando atras todo lo malo que un dia me hizo creer que no merecia.

 

Pobre lobito

Un pedacito de Mar

El lobo de caperucita

El lobo de Caperucita, que fue tan vilipendiado por aquella historia que Perrault se encargó de publicar en su libro, ha accedido hoy a brindarme una entrevista.

En ella me cuenta que toda su mala fama se debe a un error en la investigación; que él en realidad sólo acosaba a la Caperucita (sí, al menos admitió lo del acoso) porque estaba enamorado de la niña repartidora. Que lo de la abuela se lo inventó el leñador que le alquilaba la casita para espiarla y que hubiera preferido que lo acusaran de voyeurista antes que de asesino en serie.

Nada, que el lobo ha sido una víctima más de los escritores.

Ver la entrada original