loquemeplace

En la hora torcida de mi vida

Comenze a escribir este poema, con el penúltimo aliento de una superviviente

ala que conozco desde que naci, sirva como último arañazo sobre la carne colgante del destino, como asidero para alcanzar la superficie

Y gritar al miserable Dios del tiempo:

Hijo de perra , sigo aqui.20170406_160542

Ver la entrada original


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s