Historias eróticas para viudas del Punyab

A los veintidós años, Nikki, una joven inglesa de origen hindú, ha conseguido dar la espada a las tradiciones familiares y tiene muy claro que es ella quien debe escoger, tanto sus empleos como sus novios. Por eso, en un arranque de entusiasmo, acepta el puesto de profesora en un curso de escritura creativa para viudas del Punyab que se impartirá en el centro social de Southall.
Desde el primer día, en cuanto queda claro que el variopinto grupo de mujeres que acude al curso no tiene el menor interés en la escritura creativa convencional, Nikki tendrá que arreglárselas para seguir adelante al frente de una clase mucho más díscola de lo que habría imaginado. Un libro de relatos eróticos será la clave para terminar inspirando a las «alumnas» para que escriban sus propios cuentos. Historias sacadas de la imaginación o de la realidad, que van tiñendo las clases de complicidad y diversión, pero que también van sacando a la luz los secretos de unas mujeres que han callado durante demasiado tiempo, por mucho que esto le pese al resto de la comunidad.
Si hay una cultura que me atrae, aunque confieso que en la distancia, desde la comodidad de mi sofá, es la india (o hindú, nunca sé cuál es el término más adecuado). Siempre me han gustado las historias que mezclan culturas, historias que me enseñan a través de sus palabras, que me traen la realidad, buena y mala, de otras sociedades que desconozco, y me siento un poco más cerca de todas ellas. Hace tiempo vi una película sobre las viudas indias, Agua y me dejó marcada.
Contada en tercera persona, aunque prácticamente es como si Nikki o Kulwinder nos hablaran directamente a nosotros, y en pasado, Historias eróticas para viudas del Punyab es una novela divertida, entretenida y directa, llena de mujeres que tienen mucho que decir a pesar de pasar desapercibidas, mujeres que a través de compartir sus ilusiones, sus anhelos, sus fantasías o sus recuerdos, encuentran su fuerza interior; es una novela que, pese a lo sencillo de su historia, fluye de una manera amena y cómoda en esa línea de conexión entre la comunidad Sij en Inglaterra y la cultura occidental. Casi sin pretenderlo nos muestra una realidad a veces tierna, a veces lógica, a veces dura, pero siempre cierta, porque la vida es así, sea cual sea la cultura en la que te hayas criado.
Tenemos amor, risas, relatos eróticos simpáticos, un misterio, una búsqueda, y valor, mucho valor, porque al final esta historia va un poco de eso, de encontrar el valor suficiente para ser fiel a uno mismo, a lo le han enseñado y a lo que quiere ser.
Yo me lo he pasado muy bien leyendo, he aprendido y me he sentido casi parte de este grupo de mujeres cuya vida ha sido muy distinta a la mía. Además, me ha encantado estar cerca de Nikki y, en parte, de su hermana Mindi. Agradezco a la autora que haya escrito una historia llena de personajes entrañables y cercanos. Creo que la próxima vez que vaya a Londres no dejaré de visitar Southall Street.unnamed
Anuncios