Alicia Ramos, la cantante transexual que no deja títere con cabeza — un anarresti en la Tierra

Tremenda originalidad, subversión y buen rock and roll es lo que nos ofrece Alicia, icono trans y cantautora alegre y rebelde a partes iguales. Una bocanada de aire fresco, genuinamente auténtico y radical, que con cada canción echa paletadas de ingenio mordaz en la tumba del mundo patriarcal y carca, que apesta a cadáver […]

a través de Alicia Ramos, la cantante transexual que no deja títere con cabeza — un anarresti en la Tierra

Anuncios

Soñar bajo el agua

loquemeplace

Aquí os dejo la reseña del ultimo libro que he leído.

  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: SUMA
  • Lengua: CASTELLANO

Resumen del libro contraportada

Kate tiene 26 años y está llena de ansiedades. Trabaja para un periódico local en Brixton, Londres, que cubre historias que pasaron desapercibidas.

Cuando se le asigna a escribir sobre el cierre de una piscina local llamada Lido, conoce a Rosemary, una viuda de ochenta y seis años que ha nadado en el Lido a diario desde que abrió sus puertas cuando ella era niña.

Fue ahí donde Rosemary se enamoró de su marido, George; donde acudía a nadar a diario durante su matrimonio y desde la muerte de George. El Lido ha sido una piedra angular en toda la vida de Rosemary.

Lo que comienza como una simple historia de interés local para Kate, pronto se convierte en una hermosa amistad…

Ver la entrada original 400 palabras más

Soñar bajo el agua

Aquí os dejo la reseña del ultimo libro que he leído.

  • Nº de páginas: 400 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: SUMA
  • Lengua: CASTELLANO

Resumen del libro contraportada

Kate tiene 26 años y está llena de ansiedades. Trabaja para un periódico local en Brixton, Londres, que cubre historias que pasaron desapercibidas.

Cuando se le asigna a escribir sobre el cierre de una piscina local llamada Lido, conoce a Rosemary, una viuda de ochenta y seis años que ha nadado en el Lido a diario desde que abrió sus puertas cuando ella era niña.

Fue ahí donde Rosemary se enamoró de su marido, George; donde acudía a nadar a diario durante su matrimonio y desde la muerte de George. El Lido ha sido una piedra angular en toda la vida de Rosemary.

 

Lo que comienza como una simple historia de interés local para Kate, pronto se convierte en una hermosa amistad que proporciona sustento a ambas mujeres a medida que convencen a la comunidad para luchar contra el cierre del Lido.

 

Los cambios se suceden a nuestro alrededor a velocidad de vértigo. Lo nuevo, lo último asaltan nuestra realidad a una velocidad que probablemente no conociéramos hace unos cuantos años.

Y lo vamos asumiendo…

Pero en ocasiones llega el momento de plantarse. Hay espacios, reductos inexpugnables de la identidad de un barrio, de un pueblo o de una ciudad.

Porque hay lugares que no son simples suelos sobre los que planificar nuevos proyectos urbanísticos. Se trata de santuarios de la memoria de varias generaciones de habitantes de uno de esos sitios.

De eso nos habla esta novela, de la unión de fuerzas de Rosemary, una octogenaria londinense del barrio de Brixton, con Kate, una chica cosmolita que encuentra en la causa perdida de Rosemary un auténtico bastión en defensa de la ciudad como espacio para los ciudadanos.

Con la pérdida de la vieja piscina de Brixton se despojaría al barrio del anecdotario físico sobre el cual florecían historias recopiladas aquí y allá entre los habitantes del barrio.

Kate podría sobrevivir sin esa piscina, asumiendo como una joven de su tiempo que las ciudades se van transformando como si del interior de un supermercado se tratara, a la espera de la mejor estrategia para conducir a los transeúntes hacia ese consumo inagotable.

Y la verdadera decadencia no es la imagen de una vieja piscina que seguramente necesitara de una mano de pintura y unos arreglos considerables. Lo verdaderamente decadente es permitir que la modernidad despoje todo espacio de esa explendorosa sensación humana de lo antiguo, de lo que permanece frente a los cambios más o menos necesarios…

Kate entiende que en Rosemary se puede encontrar más vida que en una ciudad asediada por pirañas de la especulación. Y se unirá a ella para defender la piscina, usando su plataforma del periódico para hacer campaña concienciadora.

La emoción está servida en esa oposición entre los recuerdos y el futuro, donde lo nuevo tiene mejor venta pero lo antiguo mantiene la melancólica sensación de una identidad sin la cual solo somos tipos grises tomando café en un starbucks.

 

“Soñar bajo el agua” es una novela encantadora y placentera que captura el corazón y el espíritu de una comunidad a través de generaciones: una historia irresistible de amor, pérdida, envejecimiento y amistad.

Os lo recomendo

descarga

 

ELLOS DICEN MIERDA

loquemeplace

Canción de  La Polla Récords

Mis colegas quedan tiraos por el camino
y cuántos más van a quedar
Cuánto viviremos cuánto tiempo viviremos
en esta absurda derrota sin final.
Dos semanas, tres semanas
o cuarenta mil mañanas, qué pringue
la madre de dios
Cuánto horror habrá que ver
cuántos golpes recibir,
cuánta gente tendrá que morir
La cabeza bien cuidada
o muy bien estropeada y nada
nada que agradecer
Dentro de nuestro vacío
sólo queda en pie el orgullo, por eso
seguiremos de pie.
Mogollón de gente vive trístemente
y van a morir democráticamente
y yo y yo
y yo no quiero callarme
La moral prohíbe que nadie proteste
ellos dicen mierda   y nosotros amén
amén amén
amén a menudo llueve

Ver la entrada original

ELLOS DICEN MIERDA

Canción de  La Polla Récords

Mis colegas quedan tiraos por el camino
y cuántos más van a quedar
Cuánto viviremos cuánto tiempo viviremos
en esta absurda derrota sin final.
Dos semanas, tres semanas
o cuarenta mil mañanas, qué pringue
la madre de dios
Cuánto horror habrá que ver
cuántos golpes recibir,
cuánta gente tendrá que morir
La cabeza bien cuidada
o muy bien estropeada y nada
nada que agradecer
Dentro de nuestro vacío
sólo queda en pie el orgullo, por eso
seguiremos de pie.
Mogollón de gente vive trístemente
y van a morir democráticamente
y yo y yo
y yo no quiero callarme
La moral prohíbe que nadie proteste
ellos dicen mierda   y nosotros amén
amén amén
amén a menudo llueve